ADSL YA

1. ¿Qué es el ADSL?


La funcionalidad inicial de la red telefónica ha sido progresivamente ampliada. El objetivo inicial era ofertar telefonía, pero desde los años 90 se ha generalizado su utilización para el envío de fases, y la interconexión de ordenadores, sobre todo a través de Internet. Sin embargo, los tradicionales 56 Kbps (módems V.90) sobre la RTB (Red Telefónica Básica), y 64 ó 128 Kbps sobre la RDSI (Red Digital de Servicios Integrados), son insuficientes para la conexión a Internet de la mayor parte de los usuarios domésticos, cada vez más acostumbrados a disfrutar de servicios y contenidos multimedia con grandes requerimientos de ancho de banda. El reto tecnológico para las operadoras de telefonía fija era encontrar una forma de aprovechar las enormes inversiones realizadas en el bucle de abonado telefónico y, simultáneamente, eliminar el cuello de botella existente para acceder a Internet, interconectar LAN corporativas, ofrecer vídeo ala carta y bajo demanda, y disfrutar de la variada oferta de servicios interactivos y multimedia en los que las operadoras de telecomunicaciones llevan desde hace tiempo. La tecnología idónea para solventar este problema ha sido ADSL, concebida por Bellcore en 1989, pero con varios años de estudios y pruebas piloto, habiendo sido abierta por primera vez al público en Estados Unidos durante 1997. España fue el primer país de Europa en introducir el ADSL como medio de traer la tarifa plana las 24 horas para el acceso a Internet, empezando su despliegue comercial en septiembre de 1999.

2. ¿Cómo y cuándo se utiliza el ADSL?


La tecnología de línea de abonado digital asimétrica o ADSL (Asymmetric Digital Subscriber Line), es una tecnología para módems, que proporciona un acceso asimétrico y de alta velocidad a través del par de cobre actualmente instalado en las oficinas y casas de los usuarios de la RTB (o bien de la RDSI, con la cual también es compatible). Con ADSL se conseguían tradicionalmente velocidades de transmisión de datos descendentes (de la central hasta el usuario) de hasta 1,5 Mbps sobre distancias de 6 Km, y de hasta 8 Mbps para distancias de 3 km. Las velocidades máximas descendentes (desde el usuario a la central), iban de 16-640 Kbps, sobre los mismos tramos. La velocidad real depende, no obstante, de la calidad de la línea de cobre y de las limitaciones puestas por la operadora según la tarifa contratada por el abonado. Las distancias alcanzadas resultan adecuadas para cubrir el 90% de los abonados de la RTB. El sistema de acceso ADSL se compone de dos módems en cada extremo de la línea telefónica, creándose tres canales de información: uno descendente a alta velocidad, otro ascendente dúplex a velocidad media, y el del servicio telefónico básico. éste último, es separado del módem digital mediante filtros, garantizando así la continuidad del servicio telefónico ante una caída o fallo de dicho módem, lo cual es una ventaja respecto a RDSI. Al igual que en la RDSI y que el resto de tecnologías de acceso a Internet de banda ancha, los usuarios de ADSL pueden utilizar simultáneamente el teléfono e Internet. En la central del operador los módems suelen estar dispuestos en bastidores, y se conectan a la red Internet o a otras redes de datos mediante un enlace Ethernet, un gigarouter IP o un switch ATM.


Figura 1: Arquitectura de ADSL.


Los módems ADSL instalados en las dependencias del abonado pueden ser internos, conectándose al ordenador mediante la interfaz PCI, o bien externos, conectándose mediante USB o Ethernet. Los routers ADSL, además de integrar el módem ADSL, permiten interconectar simultáneamente varios ordenadores a la línea ADSL mediante Ethernet o Wi-Fi.


Figura 2: Módems ADSL PCI y USB.


El microfiltro es el elemento encargado de cortar el paso de la señal ADSL a los terminales telefónicos tradicionales, así como faxes y módems analógicos, que pudieran ocasionar ruidos en los mismos o la falta de operatividad total. Deberá ser instalado por lo tanto en todos los terminales analógicos que estén conectados a la línea telefónica de la vivienda, teniendo presente que no se deben instalar más de tres en total. Para instalar el microfiltro basta con conectarlo por un lado a la roseta telefónica y por el otro al terminal analógico deseado.


Figura 3: Microfiltro ADSL.


En estos momentos, están empezándose a despegar comercialmente versiones mejoradas de ADSL, conocidas como ADSL2 y ADSL2+. ADSL2 añade nuevas características y funcionalidades destinadas a mejorar el rendimiento e interoperabilidad, y añade soporte para nuevas aplicaciones, servicios, y escenarios de despliegue. Entre los cambios hay mejoras en la velocidad de datos y distancias alcanzadas, adaptación de velocidad, consumo, autodiagnóstico, etc. Por otro lado, ADSL2+ dobla prácticamente las velocidades de ADSL, pudiendo alcanzar hasta 20 Mbps de bajada y 1 Mbps de subida. La evolución de las tecnologías DSL hacia mayores anchos de banda, pasa por el VDSL2 (Very-High Bit Rate DSL 2), estándar aprobado en junio de 2005 que permitirá ofrecer velocidades 10 veces más rápidas que mediante ADSL. En la actualidad se están realizando varios despliegues de VDSL2 en todo el mundo, tanto de forma aislada como complementado con fibra hasta el edificio. VDSL2 alcanza 100 Mbps en ambos sentidos a 150 metros de la central del operador hasta el cliente. Incluso si el cliente está a 500 metros de la central, la velocidad de acceso es bastante más rápida que con ADSL2+. Se puede programar para que la velocidad del operador al cliente sea la misma o diferente que la del cliente al operador. Con VDSL2 se ha conseguido el pleno respaldo internacional de los organismos reguladores, fabricantes y operadores, mientras que en VDSL había distintas versiones, según el continente. VDSL2 es compatible con VDSL, ADSL2+ y ADSL, pudiendo en una misma red tener distintos equipos de acceso.

3. ¿Qué utilidad tiene el ADSL?


El ADSL, puesto que permite proporcionar a los abonados servicios digitales de banda ancha sobre las líneas telefónicas de par trenzado de cobreactualmente instaladas, ha sido la tecnología utilizada por las operadoras tradicionales de voz y datos locales para competir, principalmente, con las operadoras de cable, que empezaron a finales de los 90 a ofrecer servicios de datos de alta velocidad utilizando cablemódems. De este modo, el ADSL, que se despliega sobre una red amortizada, es mucho más barato que el cable para las operadoras de telecomunicaciones, pues este último requiere de un costoso y lento despliegue de cable coaxial o fibra óptica además del equipamiento correspondiente. Los cablemódems necesitan de un tendido de cable nuevo o la modificación del existente, por lo cual su despliegue será mucho más caro, limitado a grandes capitales y muy lento. La principal ventaja para el usuario de ADSL frente a los módems de cable, su principal tecnología competidora, es que es un servicio dedicado para cada abonado; es decir, la conexión entre el usuario y la central telefónica es punto a punto. Esto supone una velocidad de transferencia de datos garantizada y una mayor seguridad. Otra ventaja para el usuario de ADSL es su disponibilidad y fácil instalación. El cable, su principal competidor, únicamente está disponible en grandes poblaciones y determinados barrios. Además, su introducción requiere generalmente la realización de obras, ya que las viviendas antiguas no cumplen la actual normativa ICT (Infraestructura Común de Telecomunicaciones) que obliga a las constructoras a preparar la vivienda para introducir en cualquier momento y sin nuevas obras nuevos servicios de telecomunicaciones como el cable o el LMDS. La desventaja tradicional del ADSL frente al cable, era que no era posible ofrecer televisión digital. No obstante, el desarrollo de la tecnología IPTV y el aumento de las velocidades del ADSL mediante ADSL2+ y VDSL han hecho posible el lanzamiento comercial de ofertas integradas de telefonía, Internety TV (el denominado como "Triple Play"). Desde el punto de vista estrictamente del negocio, el "Triple Play" es un modelo que ofrece a las operadoras grandes ventajas, como, por ejemplo, la fidelización de los clientes, la escalabilidad y amortización más rápida de su red y los flujos de caja. Los clientes se ven beneficiados por precios más competitivos, única factura, y mayor sencillez en las gestiones de incidencias.
Autor:

Lic. Juan Moravich Casais (UBA)

Adsl Oferta
  • Centralitas virtuales